Prensa

Suni Tobarra comenzó su idilio con la pintura antes de llegar a conocerla realmente, cuando aún usaba calcetines con el uniforme y cambiaba a sus compañeras de las Esclavas sus dibujos por los deberes de matemáticas. Los años 70 la llevaron, de exposición en exposición, fuera de nuestras fronteras, y ahora parece haber encontrado(por fin) su cielo y sus atardeceres en los colores y el aire de Marruecos. Después de vivir en el Atlas con una tribu de bereberes y escandalizar a la sociedad árabe montando una exposición de desnudos femeninos, a Suni aún le queda tiempo para continuar con su amante más fiel: la pintura.

ISRAEL J. ESPINO. “CANFALI la safor”

TV comarcal de Denía