SUNI TOBARRA

Manchega de nacimiento, Valenciana y Gandiense por convicción y residencia, desde que, a la edad de un año, sus padres deciden trasladarse a vivir a Gandia, donde la luz mediterránea le inspiró y donde sus gentes acogieron con cariño tanto la persona como su obra.
En 1 992 Suni Tobarra encuentra la inspiración en pleno corazón de Marruecos, desde entonces la luz y el ambiente de Marrakech cautivarán su espíritu y le obligarán a deleitarse, ya para siempre, a medio camino entre la ciudad marroquí y los atardeceres del mediterráneo.